Trafalgar

Domingo 27 de diciembre de 2009, por Juan Aznar // Itinerarios geológicos en Cádiz

El acceso al faro de Trafalgar se realiza desde la carretera de El Palmar a Caños de Meca. En las proximidades de esa última localidad se encuentra señalizado el desvío que nos lleva al faro. Este acceso suele estar, frecuentemente, cubierto por acumulaciones de arena transportada por el viento. Testigos de los fuertes vientos existentes en la zona son los retorcidos pinos que crecen sobre el cordón dunar.


Ver mapa más grande

En el peñón podemos observar dos niveles de areniscas, uno superior, más competente, cementado y en posición subhorizontal, y otro inferior, con menor cementación, estratificación cruzada de alto ángulo y más fácilmente erosionable. Ambos materiales se encuentran separados por una discordancia.

Porción del mapa geológico 1:50000. Hoja 1073. Cortesía IGME.

La refracción de los frentes de ola a ambos lados del promontorio permite la acumulación de arena y la formación del tómbolo arenoso.

Hace algunos años, el tómbolo poseía un importante cordón dunar, pero las sucesivas extracciones de arena para regeneración de playas han transformado el paisaje permitiendo, incluso, la formación de un complejo endorreico.

Si continuamos desde el tómbolo hacia la playa de Caños de Meca, podemos observar un pequeño escalón formado por un estrato métrico de carbón. De hecho, en la playa, podemos encontrar fragmentos redondeados de este material. Su formación, reciente, se asocia al la existencia de lagunas someras litorales con una intensa producción vegetal. La acumulación de restos vegetales en aguas anóxicas permitió su carbonización.

Más al sur, la playa de los Caños de Meca se pierde bajo los acantilados que se continúan hasta la localidad de Barbate, y que están formados por calcarenitas bioclásticas de edad Miocena, similares a las que podemos encontrar en la carretera de la Barca de Vejer.